La intransigencia de la estupidez

Voy a empezar diciendo que no creo que el Barcelona deba demandar a la página de clara afiliación madridista Defensa Central por el post que publicaron de un colaborador que se hace llamar Lambayeke. Este individuo tuvo a mal escribir unas líneas en las que aprovechando el “Caso Armstrong” acusa a Lionel Messi de doparse. En una entrada tan corta de palabras como de razonamiento, afirma sin temor a equivocarse (aunque carece de cualquier atisbo de prueba) que Lionel Messi se ha dopado. Esto ha provocado que en las redes sociales se genere un gran debate y que el FC Barcelona aparentemente haya anunciado que va a querellarse con la web citada por difamación.

A mi entender es momento que todos demos un paso hacia atrás, respiremos profundo y tratemos de ver las cosas con más claridad. Es increíble que acusen a Lionel de hacer trampa. Increíble. Es muy molesto que a esto es a lo que tengan que recurrir. Sin duda. Pero también es cierto que no  fue un jugador ni un entrenador, ni un directivo, ni un periodista ni nadie ligado al mundo del futbol el que hizo tan increíblemente estúpidas afirmaciones.  Fue un aficionado más, como yo o como miles que escriben en sus blogs y en sus cuentas de Facebook y de Twitter y en quien sabe que otras plataformas todos los días. No más, un simple aficionado que “colabora” (dudo muchísimo que le paguen) para esa web.

Sí, de acuerdo, el artículo estuvo escrito (ya lo borraron los administradores con disculpa en Twitter incluida, aunque duró el tiempo suficiente para generarles bastante tráfico a su web) en una página que presume ser “La Voz del Madridismo”. Cierto. Que mal, pero no se puede inculpar al Real Madrid ni a nadie de su entorno por eso.

Imagínense que yo compro el dominio www.realmadridroba.com y le endoso la frase de batalla, “La voz de todos los Culés”. Luego escribo muchos posts en los que acuso a los jugadores del Madrid de robarse todo lo que encuentran en los vestidores y salas de prensa de los estadios que visitan además de que sospecho que se han robado muchos objetos de las habitaciones de los hoteles en donde se han hospedado. La verdad es que el que yo lo escriba no lo hace cierto y el que mi página presuma de ser “La voz de todos los Culés” no hace que hable por todos los aficionados al Barca.

Eso por un lado, luego viene el menos racional. Da coraje ver que traten de vilipendiar a un jugador que es muy probable se vuelva el mejor de la historia de este deporte, y que ahora mismo ya se codea con los más grandes de todos los tiempos. Miren, es muy fácil,  ¿Les gusta comparar a Cristiano Ronaldo con Lionel Messi? Perfecto, contéstenme esto entonces: ¿Por qué es que a CR7 con el que se le compara es con Messi y a Lionel con quien se le compara es con Maradona o con Johann o con el viejo Edson? ¿Alguna vez han oído que se compare a Ronaldo con Pelé o con Cruyff o con DiStefano o con Diego Armando? Pues eso.

Por supuesto que molesta que los aficionados a algún equipo intenten desprestigiar las victorias de los blaugranas y los logros del máximo ídolo. Desde luego que enoja que justifiquen sus derrotas o su incapacidad para vencer al Barҫa con algo tan bajo como acusar a uno de los grandes competidores de la historia de hacer trampa. Enoja y mucho, aunque la verdad el enojo se vuelve menos cuando relees lo escrito y te das cuenta de algunas cosas:

1)      En un post posterior, sirviendo de “apoyo” a Lambayeke bajo la afirmación de que si “atacan a uno nos atacan a todos”, otro genio de la palabra concluyó que no sólo Lionel estaba dopado si no seguramente “varios jugadores” del Barcelona. Muy bien. ¿Quiénes, me pregunto yo? ¿Xavi, Piqué, Puyol, Valdés, Iniesta, Fabregas, Alba, Villa, Pedro, o Busquets? Porque si ganaron dopados con el Barcelona, pues ganaron dopados con España ¿no? Digamos que no fueron ellos, quizás se refiera a jugadores que estaban en el equipo anteriormente y que ayudaron a hacer de este equipo lo que es. ¿Etoo? ¿Henry? ¿Touré? ¿De verdad? ¿Nadie los ha cachado en sus largas carreras con clubes y selecciones? Me parece complicado, quizá sólo era Lionel.

2)      En ese mismo post de continuación (que ya borraron también) aportaron una contundente prueba al dopaje de Messi, que me deja con poco que decir y es ésta:   Se ve que nunca va cansado. ¡Uf! ¡Se ve que nunca va cansado! ¡Albricias! ¡Un detector humano de sustancias prohibidas! Alguien llame pronto a la USADA, que se tardó casi diez años en poder comprobar el dopaje de Armstrong, porque aquí tienen a alguien que a través de la televisión y desde su sillón puede detectar a un jugador que ha consumido algo prohibido con sólo verle y notar su nivel de cansancio. ¿Dónde será que le ven “que nunca va cansado”? ¿En la cara, la postura, las manos? ¿Quizá cuando rueda por los suelos después de la enésima patada? ¿Qué opinaría el señor Lambayeke (lo de señor se lo agrego solo porque no lo conozco y le ofrezco el beneficio de la duda, aunque sus escritos indican que no debería hacerlo) si “la voz de todos los Culés” afirmara que Cristiano Ronaldo está claramente dopado? De verdad hombre, que lo está. Si yo he visto que casi nunca se cansa, además todos vimos como se lesionó fuertemente del hombro en el último clásico y pocos días después jugó con Portugal como si nada. ¿No les parece extraño? Algún día es más que probable que se revise el caso CR7. Dará positivo y deberían, en justicia retirarse los títulos al… ¿Suena idiota verdad? Es porque lo es.

3)      Es tan ridículo ese post que el autor ni siquiera se preocupó por investigar la altura real de Lionel y menciona que mide 1.72 (“una talla superior a la media nacional en algunos países” según sus propios rebuznos).  Era tan fácil como darse una vuelta en la página oficial del Barcelona o en la de la LFP o hasta en Wikipedia para enterarse que Lionel mide 1.69. Claro 1.72 suena más impresionante, no es 1.6 es 1.7, el problema es que como el resto de su “aportación”, el dato es falso.

En fin, creo que no deberíamos darle más bola a este tipo de necedades. Posts con gente diciendo sandeces abundarán y me parece que siempre se podrán defender argumentando que “es su opinión” y tendrán razón. Es su opinión. Cuando su equipo no da la talla para únicamente hablar de futbol, hay que hablar de árbitros, conspiraciones, dopajes y demás justificaciones. Dejémoslos con su opinión. Que crean que pierden porque les hicieron  trampa. Por algo reaccionan así. Así ganan ellos, así pierden ellos. Contra la simpleza no hay nada más que hacer.

“Nadie está libre de decir estupideces, lo malo es decirlas con énfasis.” –Mihcel Eyquem de Montaigne

Aquí dejo lo que escribieron sobre Messi: https://twitter.com/EduPolo/status/260483364010737664/photo/1  (vía @EduPolo)

2 thoughts on “La intransigencia de la estupidez

  1. Debes aclarar algo importante:
    Ellos insisten en que tomar hormona de crecimiento es doping. Que si te detectan esa hormona es doping… lo cual es falso, Leo de niño tenía una deficiencia hormonal, su cuerpo no producía esa hormona de forma natural y se la suministraron para que pudiera crecer como un niño normal, por lo que sus niveles de hormona del crecimiento serían y son normales.
    Es como si intentaran que las lentes de contacto sean doping para los jugadores con miopía.
    O lo fuera suministrar hierro a un jugador con anemia.

    • Tienes toda la razón, el tema es que tomar hormona de crecimiento cuando tu cuerpo no la requiere (porque la produce normalmente) si sería doping como en el caso de Armstrong, pero en el caso de Leo fue un tratamiento médico para regularle la cantidad de HGH en su cuerpo. Además la tomó durante tres años, de 1997 a 2000 (de los 10 a los 13 años) y años antes de debutar en primera división. Son absurdas esas reclamaciones. Suena a desesperación ante el más grande de todos.

Deja tu comentario