Que nos dejen soñar

 

 

“El delito de los que nos engañan no está en el engaño, sino en que ya no nos dejan soñar que no nos engañarán nunca.” –Víctor Ruiz Iriarte (1912 -1982)

Vítor Borba Ferreira Gómez. Mejor conocido como Rivaldo. Inolvidable su paso por la selección brasileña así como con el Deportivo la Coruña, pero sobre todo inolvidables sus cinco temporadas vistiendo la camiseta del FC Barcelona. Era (sigue jugando en la liga de Angola pero creo que el uso del pasado para hablar de su carrera es más correcto) un jugador diferente, capaz de cambiar el rumbo de un partido con una sola jugada. Llenos sus 185 centímetros de magia, era alumno distinguido de la escuela brasileña de la finta y la picardía. Demasiado alto para las cosas que hacía con los pies, desafiaba la concepción del delantero alto pero algo torpe.

Mi devoción por Rivaldo empezó desde la temporada de su fichaje en 1997-1998, año en el que llegó junto con Louis Van Gaal para reconquistar la Liga e intentar hacernos olvidar a Ronaldo. Que no nos acordáramos de El Fenómeno era prácticamente imposible, porque el verdadero Ronaldo era una fuerza de la naturaleza y dejó un vacío gigante a pesar de solo estar un año, pero lo que Vítor Borba si consiguió desde el principio fue meterse en los corazones culés. Al menos en el mío. En su primer año consiguió 19 goles en 34 partidos jugados de Liga con los que quedó en segundo lugar del Pichichi (¡Qué tiempos aquellos!, Vieri ganó ese año el trofeo a máximo goleador anotando 24 goles. La temporada pasada Messi lo ganó con 50) y fue clave para que el Barҫa ganara doblete de Liga y Copa. Continue reading